El Cofre

Español en Nueva York. Mis historias, opiniones y vivencias.
BIENVENIDOS.

Nueva York: Capítulo 1- El ingenio humano

Se puede decir que esta ciudad es una de las más magníficas en las que he estado y vivido. Nueva York es una ciudad de contrastes. Frío tremendo en invierno, calor asfixiante y húmedo en verano; gente de toda raza, color y religión compartiendo las anchas aceras y largas avenidas que recorren Manhattan.

image

La ciudad que nunca duerme. Eso dicen y es cierto. Los horarios comerciales 24 horas, sea cual sea, son de lo más normal en la gran manzana y alrededores. Por ejemplo: yo vivo en un tranquilo barrio de Queens llamado Sunnyside (sí, como la famosa guardería de la tercera entrega de Toy Story). Pues bien, a menos de tres minutos andando hacia arriba, abajo, derecha e izquierda tengo infinidad de establecimientos donde un martes cualquiera a las 3 de la madrugada puedo comprar lo que necesite: un jarabe o pastillas para algún dolor de cabeza inesperado, leche o galletas para los antojos o incluso un destornillador para ese cuadro que se descolgó de la pared. Y esto en Queens, que no en Manhattan. Tengo un amigo que se compró una video cámara a las 2 de la mañana en un Best Buy (lo equivalente a un Fnac o Media Markt). Y qué decir de los establecimientos de comida… chinos, japoneses, tailandeses, españoles, coreanos… Hay opciones, muchas. Y a domicilio 24 horas, también.

Nueva York en general y Manhattan en particular, desprende una energía y vida como pocas ciudades en el mundo. Es una ciudad agotadora pero igualmente adictiva. Lo de agotadora viene a colación porque el ritmo que se lleva en esta ciudad es algo de otro mundo. Servidor no lo notó hasta que un día llegaron sus padres y, caminando por la ciudad, llevaba tal ritmo que, en menos de un minuto, ya sacaba una manzana de distancia a sus invitados. ¡Y lo haces sin querer! es a lo que te acostumbras. Que si carrera por aquí, que si ahora esta línea de metro, pero esa no, que es local, cojamos la exprés; que si un café, póngamelo para llevar. ¿Con donut? venga vale, a ver si no me atraganto… y así llevo dos años. Hay veces que me siento agotado y otras con la energía a tope. Hay veces que quiero irme a otra ciudad pero otras que no quiero salir de aquí ni a patadas.

Como toda ciudad tiene sus pros y sus contras. Empecemos con lo segundo (por eso de terminar el artículo con buen sabor de boca).

1- El Metro: el sistema de metro de esta ciudad deja mucho que desear. He efectuado varias quejas ya y si me seguís por twitter lo habréis notado con mis opiniones hacia la MTA (Metropolitan Transportation Authority). Está sucio, hay ratas, la ventilación es nula y en verano uno se levanta preguntándose si le dará una lipotimia esperando al tren. Hay cortes cada dos por tres, las líneas exprés a veces son más lentas que las normales (comprobado).  En fin, la única línea que va bien, eso sí, si no hay cortes por obras, es la línea 7 (la mía). Como punto a favor es que está abierto 24 horas 7 días a la semana. Pero aún así, no lo compro. 

2- Basura: la ciudad de Nueva York tiene 8,3 millones de habitantes, por lo tanto tiene 8,3 millones de personas que producen basura cada día. Esto unido a un sistema más que mejorable en el que la recogida de la misma recae en empresas privadas (como casi todo en este país), hacen de Manhattan (eso sí, no en todos los barrios, seamos justos) una ciudad que, sobre todo en verano, desprende ese olorcillo tan sabroso a filete podrido. Al estar a cargo de empresas privadas, cada compañía tiene su zona incluso en la misma calle. Por ejemplo, el otro día estaba en medio de un rodaje de madrugada. De pronto, pasó un camión de la basura y se paró justo al lado. Dos hombres salieron del camión y recogieron algunas bolsas. Miré hacia mi derecha y vi un montón de bolsas de basura acumuladas. No las recogieron. Al cabo de media hora, pasaron otros con un camión diferente. Se bajaron otros dos hombres y me preguntaron si esa basura que estaba ahí apilada la habíamos movido nosotros, si pertenecía a la calle dónde estábamos grabando. Dije que sí, asintieron, me dieron las gracias muy educadamente, y se llevaron las bolsas. Esa era su basura y nadie más podía tocarla. Todavía me pregunto que hubiese pasado si les hubiera dicho que esa no era la basura que andaban buscando… Bueno, en fin, la diferencia de horarios entre un camión y otro fue de media hora y estoy seguro que faltaba al menos uno por pasar porque en la acera de enfrente había aún bolsas. Ante este panorama de diferencia de horarios unido a que no hay cubos de basura como conocemos en España, podéis imaginar cómo huelen algunas calles. 

¿Ahora entendéis por qué dije que prefería acabar con buen sabor de boca este artículo, verdad? No es todo basura lo que “reluce” en esta ciudad, ni mucho menos. Hablemos de los pros:

1- La gente: se suele oír que en Nueva York son muy cerrados y bordes. Mentira. Es imposible. Literalmente. ¿Cómo una ciudad con tantas culturas diferentes va a ser cerrada? Por supuesto que te encuentras con algún que otro indeseable pero ¿Dónde no los hay? Puede que dé la sensación de que sean fríos pero eso es por el ritmo de vida que se tiene aquí. Párate a conversar o pedir ayuda porque estás perdido y te atenderán sin problemas. Si eres un poco más tiquis miquis y buscas reverencias para juzgar la educación de una persona, ve a Japón. 

2- Las oportunidades: existe ese dicho o cliché que “América es el país de las oportunidades”. No sé si se podrá extrapolar a todo el país pero esta ciudad lo es. Hay tanta gente, tanto comercio y tanta industria que aquí se puede encontrar trabajo si se está mínimamente preparado. Creedme, que hablo por experiencia. 

3- ¡Esas vistas!. Puente de Brooklyn. Desde Brooklyn. Concretamente en un lugar llamado DUMBO (Down Under the Manhattan Bridge Overpass). O mismamente cerca de ahí, dónde están la heladería y pizzeria más antigüas de Nueva York, podrás disfrutar del famoso Skyline de Manhattan mientras saboreas una sabrosa pizza o un delicioso (de los mejores que he probado) helado. Recomiendo ir al atardecer. No se puede describir con palabras. Admiración absoluta al ingenio humano por construir una ciudad como esta. Si tenéis la oportunidad, id. Líneas 2 ó 3 de metro, parada Clark Street). image

(DUMBO, Nueva York)

Nueva York es increíble. Llena de historias y secretos que todavía me faltan por descubrir. Llevo dos años, dadme más tiempo y os los traeré. 

Hasta la próxima. 

POR SIEMPRE EN NOSOTROS

Querido Robin Williams:

Ojalá no tuviera que escribir estas líneas… O por lo menos, posponerlas para un poco más adelante; para cuándo contaras con unos años más. 

Me enteré de la noticia en casa, después de la exclamación de asombro de mi amigo y compañero de piso; una expresión casi como si un ser querido y familiar se nos hubiese ido. Y no es para menos. Porque tú, Robin, fuiste como un miembro de la familia más. Contigo vivimos nuestra infancia, vivimos buenos momentos y los sufrimos también. Todos a través de esa pequeña pantalla de nuestros salones o en la inmensidad de un cine, vivimos, gracias a ti, momentos que por siempre quedarán en nuestras memorias. Desde tus carreras delante de inmensos animales en “Jumanji” hasta los momentos de tristeza desgarradora en Despertares. 

Fue gracias a ti que películas como “El club de los Poetas Muertos” fueron entretenidas. Películas cuyo argumento no era, en principio, interesante, pero que por tu carisma y trabajo quedarán por siempre en nuestra memoria. También fue gracias a ti por la que “Hook” no es una película más. Tú encarnaste como nadie lo podrá hacer jamás a Peter Pan. Tú dotaste de realidad a alguien a quien muchos de niños adorábamos y ya un poco más mayores queríamos ser. 

Como profesional del la profesión (valga la redundancia), no puedo más que presentarte mis respetos y profunda admiración y como una persona más de audiencia mi cariño por siempre. Desde niño te ví. Fuiste una parte de mi crecimiento, adolescencia y madurez y es una pena que a mis 26 años de edad no pueda ver nada más de ti. Te fuiste inesperadamente y el mundo entero te llora. Danos un tiempo y dejaremos de llorar. Sabemos que no es lo que querrías porque tu vida siempre ha tenido el objetivo de hacernos reír. Y lo volveremos a hacer. Nosotros y nuestros futuros hijos.

Calaste muy hondo en todos nosotros y por eso siempre te estaremos eternamente agradecidos. “Oh, Capitán mi capitán”, hasta siempre, amigo. 

Gracias.

PRIMERAS PALABRAS (Microrelato)

- Su inmensidad lo hace tenebroso pero hermoso al mismo tiempo. Símbolo de libertad. Puede romper todos los sueños… pero también reconstruirlos.

Esas fueron sus primeras y únicas palabras. Las dijo mirando al horizonte con la mirada más misteriosa que jamás he visto. Se agachó, acarició el agua con la yema de sus dedos y siguió un camino opuesto al mío. ¿Quién era? ¿Quién era ella?

Me quedé petrificado durante unos momentos, hipnotizado por su figura y el burbujeo de la espuma que deja las olas. 

¿Quién era ella?

VIVA ESPAÑA Y VIVA EL REY FELIPE VI

image

Falta de respeto, cultura y hasta educación. Así definiría muchas de las cosas que se leen o ven desde que ayer el Rey abdicó en favor de su hijo. Muchos sectores de la sociedad salieron a “luchar” por la República nada más salir el comunicado. Ni un segundo de reflexión; ni un momento de agradecimiento; nada de educación. El Rey sacrificó toda su vida para y por España y una parte de la población ,llevada por un sentimiento Republicano falso e idílico, salió a las calles portando orgullosamente la bandera tricolor. 

Estoy harto de escuchar que si República por aquí y República por allá. Yo, personalmente no quiero una República por varias razones: 1- no creo que sea el momento, ni mucho menos, de plantearse una cuestión así. Con todo lo que está cayendo en estos momentos lo que menos necesitamos es que se cambien tal infinidad de cosas que cuestan dinero. 2- Estoy cansado del manido argumento de "el dinero que ganan...” Para que se lleve la misma cantidad o más otro político de medio pelo prefiero dárselo a la Familia Real de sobra preparada y sobre todo respetada por todos los países del mundo. 3- Los elefantes. Sí, el Rey cometió el error de ir a “cazar elefantes”. Pidió perdón (¿cuántos políticos han pedido perdón por infinidad de errores como esos o más graves?) y santas pascuas. No creo que merezca mucho la pena analizar mucho este tema porque básicamente, no hay de dónde tirar. 4- Felipe VI se lleva preparando desde que nació para el cargo. Es la figura pública más y mejor preparada de la historia de la democracia. Es culto, sabe dios sabe cuantos idiomas, sabe hablar, tiene porte, educación tanto política como personal…

Estoy harto de la gran parte (ojo, no todos) de la sociedad “Republicana” que demuestra su incultura allá por donde va creyéndose que tiene razón y sin saber que está diciendo nada más que groserías. "Es que el Rey no hace nada…" La gente que sostiene este argumento no merece ni un ápice de mi respeto. Yo personalmente no me cambiaría por nadie de la Familia Real y ni mucho menos por Juan Carlos I o el Príncipe Felipe. Ser hijo de un Rey te predestina a vivir al servicio de España. No tienes una infancia como cualquier otro niño. Tienes que estudiar el doble; no solo en el colegio también infinidad de reglas protocolarias, idiomas y servicio militar obligatorio. ¿Cuántos de vosotros siquiera sabéis inglés? Por sólo el hecho de nacer en la Familia Real tu vida está predestinada a prepararte para ser Rey con todo lo que eso conlleva…¿sigo? Aprender relaciones internacionales, memorizarse de pe a pa toda la historia de nuestro país, aprender a manejar las críticas y tragar con todas las groserías que los catetos te van a soltar simplemente por ser el hijo del Monarca. Ser de la Familia Real y sobre todo Rey/Reina o Príncipe/Princesa te obliga a vivir toda tu vida “esclavizado” al servicio de España. 

Dicho todo esto si algunos quieren Referéndum pues nada, que se haga. Me parece bien. Pero esa gente supongo que sabrá que hay alguien igual de preparado que el Príncipe Felipe para ocupar el cargo de jefe de Estado. No creo en la República en España. Creo que no es factible ni por por historia ni por la forma en la que está enfocada. España, a día de hoy, no tiene solución. La sociedad no va a estar contenta ni con lo uno ni con lo otro. Somos un país dividido lleno de rencores. Ayer comenté algo que ya ni me acuerdo qué era, pero la respuesta fue así: “fíjate en las REPÚBLICAS presidencialistas de Chile, USA, Brasil, etc”. Claro que una República puede ser buena pero no en España. Porque en todos los países mencionados, en todos y cada uno, el sentimiento de patria, nación y respeto supremo hacia la bandera son un denominador común. El sentimiento de “mi país hasta la muerte” no la tiene ni dios en España y mucho menos los republicanos que a quien sueltas un “Viva España” se llevan las manos a la cabeza y comienzan a echar bilis por la boca. En Chile sin ir más lejos, yo formaba filas en el colegio y todos los lunes, mano en pecho, se cantaba el himno del país. En EEUU en todos los comienzos de los eventos deportivos, institucionales o lo que sea, se canta el himno. Todos los países del mundo portan su bandera con orgullo y sueltan un “God Bless America”, “Viva Francia”, “Viva Chile”, etc.  

Si en España los Republicanos no aceptan ni la bandera actual, si no se respeta la NACIÓN y si respetar esto se considera de fascista, nazi cualquiera de esas obscenidades, ¿cómo se pretende siquiera pensar que instaurando una República en España todo va a ser mejor? Si no se respeta una bandera Constitucional ¿cómo piden ellos mismos respeto? Por esto no creo en la República: tanto por los antecedentes como el sentimiento en su gran mayoría de izquierdista y que no tienen el mínimo interés del bien común de España como NACIÓN; como patria. Porque no nos equivoquemos. Eso que vemos en las películas de Hollywood y que llamamos “americanadas” con la bandera y música épica de fondo, eso es lo que hay aquí de una forma u otra. Estados Unidos es un país unido, que reman todos al mismo lado. La nación está por encima de todo. América esta por encima del Presidente, forma de gobierno o individualismo. 

Mientras que el mundo rema y la mayoría de los países aman a su nación y la defienden a toda costa, en España abdica el Rey y se sale a la calle con la bandera tricolor a pedir una República. Mientras que en los demás países del mundo arengar y celebrar tu nacionalidad es lo más normal del mundo, en España es razón para criticar. Cuando en España abdica el Rey y nadie se toma un sólo segundo para darle las gracias por sacar a España de la dictadura de Franco y convertirlo en una nación libre y democrática, no hace más que revolverse mis tripas. Somos un país irrespetuoso, sin valores de patria y sin unidad. Con o sin Monarquía. Tenemos lo que nos merecemos. 

¿Que se quiere Referéndum? Pues bien. Que se haga, Yo votaré por el Rey Felipe VI, Rey de España y de los españoles. Figura preparada y respetada (como su padre) por todo el mundo; persona educada para servir y representar hasta las últimas consecuencias a España. Felipe VI puede ser un gran Rey y desde luego lo prefiero a un don nadie (visto los precedentes de figuras políticas que tenemos) a quién le importará más sus bolsillos y sueldos vitalicios que España como nación. Por eso desde aquí digo con orgullo: VIVA ESPAÑA Y VIVA EL REY FELIPE VI

De vuelta a los años 30 (europeos)

Las siguientes líneas expresarán mi opinión como ciudadano. No hablo ni de parte de un medio de comunicación, partido político u otra organización. También digo aquí y ahora que es una opinión formada a través de una experiencia de vida y estudios escolares y universitarios sobre temas históricos. Como digo esto, digo que no soy, ni mucho menos, un experto en historia, economía ni política. Simplemente sé lo que la educación recibida tanto en centros como en casa me dieron. Dicho esto, vamos con el tema: Podemos.

Los que me sigan por Facebook habrán reparado en los intensos e interesantes debates y comentarios que he ido poniendo en mi muro sobre el partido liderado por Pablo Iglesias. La incursión en Europa con cinco escaños de Podemos provocó en mi una curiosidad: ¿qué es exactamente lo que ofrecen? Entonces hice lo que presupongo que hicieron casi los dos millones de votantes: leer el programa electoral.
Una vez leído los primeros dos puntos no salía de mi estupor. Que si estatalización por aquí, que si jornada laboral de 35 horas (¡no nos vayamos a cansar!)… Referéndum por aquí y allá por y para todo, y un largo etcétera que podréis leer vosotros mismos en infinidad de medios y en el propio programa disponible en PDF. Europa es tonta. No sólo España, Europa en general debe ser el continente que más veces tropieza con la misma piedra. Radicalismos de izquierda y derechas resurgiendo de entre sus cenizas. Partidos políticos hechos “para y por” el pueblo. Partidos políticos que se benefician y alimentan de la incultura de la gente o lo que es peor, de la ira.

Incultura porque yo, como persona que estudió la ESO y Bachiller e hizo una selectividad en la que se incluía la asignatura de “historia”; yo, repito, yo sé que eso está muy mal. Yo, que no soy ni mucho un experto (me licencié en periodismo y Comunicación Audiovisual) ni fui un brillante estudiante, sé que eliminando la empresa privada la economía no crece; que trabajando 35 horas semanales la productividad es menor; que queriendo eliminar “ESA GRAN LACRA LLAMADA CAPITALISMO” está históricamente demostrado que jamás sale bien. Sé que con ideas como las de Podemos, la gente acabará más pobre que antes; ideas como la de este partido son muy parecidas a las de Chávez o Fidel Castro.

Por otra parte, si los votantes se han dejado llevar por la ira… No diré nada más porque así empezaron los grandes crímenes de la humanidad.

Estoy de acuerdo: PP y PSOE son la misma mierda disfrazada de diferente modo. Pero no nos engañemos, Podemos lo es también sólo que llevado al extremo izquierda. Un partido que promueve trabajar menos, estatalizar empresas, etc no es lo que necesita este país.

España necesita un cambio, sí, estoy de acuerdo. Pero todos sabemos que todos los cambios o nuevos partidos políticos tiran siempre a lo mismo… sólo cambian la fachada. 

Ahora voy a exponer una idea. Pero es como la que puedes tener tú o tu vecina. No creáis aquí que soy un experto ¿eh? Es simplemente una pequeña proposición….

¿Cuál es el mayor problema de España de hoy desde hace unos años? El paro ¿verdad? ¿La solución no pasará (digo yo, llamadme loco), por incentivar a la empresa PRIVADA (que es la que da dinero) a establecerse en el país? El dejar de poner trabas políticas y sociales a multimillonarios que quieren montar una empresa en el país.

Otra solución: promover la marca España. Pero no como se está haciendo. Promoverla como es debido obviando los horteras y casi obscenos tópicos de playa, jamón, tapas y relax (siesta). Como ya dije en otro artículo, la cuestión es saber venderse.  

Muchos borregos en Europa en general y España en particular critican a Estados Unidos. Que si son imperialistas, que son prepotentes, etc. Pero ahí están en una crisis “brutal” con el 7,3% de paro.

Borrego: - Ya claro pero son unos incultos. Son tan incultos que se saben todos los presidentes de su país de pe a pa en orden cronológico. Borrego 2: -“Ah, pero es que no saben situar España en un mapa”…. Estados Unidos: Superficie de 9.826.675 km². (TODA EUROPA 10.180.000 km²) Un americano medio te sabe situar en el mapa con su correspondiente capital un estado al azar; ¿sabes situar tú córdoba? Además, aquí se conceden becas por casi todo: teatro, deportes, manualidades, todo. Así que tan mal no están, simplemente obligan a estudiar (que malos son, ¿eh?)

Para ir terminando (lo prometo) expondré lo que me dijo a mí un taxista  de Nueva York de procedencia india criado en Marsella una noche mientras me llevaba a casa. Sus palabras fueron las siguientes: 

"El problema es que en Europa estáis acostumbrados a que papá gobierno, con vuestros impuestos, os de todo: la educación, sanidad, recogida de basuras… Aquí (EEUU) no hay casi nada de eso por lo que obligas a la gente a trabajar y a buscar trabajo sea donde sea y como sea. Aquí, sí trabajas y luchas por lo que quieres, lo consigues. Gracias a que aquí no hay nada gratis, la gente tiene trabajo. Gracias a que nada es público, la gente le pone huevos a las cosas"

Razón no le falta. Admitámoslo. Pero que Estados Unidos esté como está es, por una de las razones, que apenas tienen sistema público. ¿Que hay cosas que mejorar? Por supuesto, ningún Estado es y será nunca perfecto. Pero la realidad es simple y llanamente esta: mientras en este país se avanza en Europa se retrocede a los principios de los años treinta. Radicalismos de izquierda y derechas. Algo que YA pasó y que todos sabemos (porque recordad que yo esto lo sé por el cole) cómo acabó. 

La sociedad española tiene que dejar de adorar nuevos ídolos que tienen como referentes a Chavez o Fidel y comenzar a pedir a alguien que, sin dejar de lado la política social al cien por cien, apueste por la empresa privada. Menos público y más privado. Lo público no da dinero señores, lo público lo PAGAMOS TODOS. Si queréis que todo lo maneje el Estado de… ¿dónde sacarán el dinero? Podemos cree que la riqueza se genera plantando una moneda de un céntimo y que con un poco de sol y poniéndola al aire fresco a temperatura adecuada, se convertirá en miles de euros de la noche a la mañana. Pero señor iglesias, eso no es así, ojalá, porque si así fuera entendería de verdad su política: ¿para qué me voy a partir el pecho estudiando y trabajando toda la vida si al final mi vecino el porros va a tener lo mismo que yo? Vamos, lo que viene siendo una simplificación de la definición de comunismo.

Oscars Mayers. Choped, mortadela y nada para DiCaprio

franmoreta:

Qué decepción de palmarés. No es que haya perdido un duro apostando, porque soy bastante malo reconociendo el gusto de los académicos, que en la mayoría de las ocasiones dista de mi interés fílmico, pero me entristece el resultado de esta gala en muchos aspectos. No me decepcionó la gala en sí,…

Oscars 2014. Mi análisis.

Día de resaca de los Oscar y, por lo tanto, día de análisis. Trataré de centrarme en comentar la gala en sí pero no prometo nada. Ya veremos.

La Gala tuvo un inicio brutal. Ellen DeGeneres, con un humor fresco, elegante e increíblemente sarcástico me enganchó a la televisión con un monólogo de 10 minutos perfectamente cronometrados. Ya me había ganado y no hay nada más que hablar. En un ambiente festivo y de puro cine (que aprendan otros), comenzaron a subir al escenario los primeros galardonados y después Jim Carrey, quien hizo lo mismo y cansó lo mismo. Gracias a Dios, fue bastante breve. 

image

El primer galardonado fue Jared Leto como mejor actor de reparto. Vale. No diré que ha sido injusto pero para mí su papel fue, por así decirlo, ni fu ni fa. Yo, en mi quiniela personal, aposté por Jonah Hill que lo borda en su papel en El Lobo de Wall Street. Pero desde el momento que vi el anuncio de los nominados y mostraron a Jared Leto de travesti hablando consigo mismo ante un espejo sosteniendo un vestido rosa y con maquillaje de Drag Queen supe que le iban a dar como ganador. No me sorprendió. 

El segundo premio fue para el vestuario del Gran Gatsby y Catherine Martin, en un arrebato de elegancia (no es para menos), sube al escenario, recoge la estatuilla y del sujetador saca un folio DIN A4 con cuarenta dobleces para hablar veinte segundos. Cutre se queda corto y si pasara en otra parte todos estaríamos ahora rajando del tema; pero como ese detalle está rodeado de Glamour y fiesta tampoco es que se le de mucha importancia. Ni falta que hace. La Gala fue avanzando sin prisa pero sin pausa. Amena, entretenida y la banda sonora de Indiana Jones introduce a Harrison Ford quien deja mucho que desear en su aparición y haciéndonos saber a todos que cada palabra que suelta por la boca está siendo leída de teleprompter. 

Y llegamos a la nota de terror número uno: la gran Kim Novack de la película Vértigo con su promoción de la cirugía estética en forma de sonrisa al más puro estilo el Joker de Batman. Buen guiño, por cierto, ya que La Academia ayer nos bombardeó con un tema manido y aburrido dividido en tres secciones sobre los súper héroes. Muy americano todo. Continuamos y van cayendo más premios: Frozen en animaciónGravity llevándose los galardones técnicos (obviamente). Y luego el de Mejor película de habla no inglesa que dio paso a la segunda nota de terror de la noche: la actuación de U2. Los irlandeses me gustan; no soy fan pero he de decir que, en general, son de mi agrado. Pero la actuación de anoche dejó mucho que desear; la suya y la de todos (la de Idina Mezel con ”Let it go” fue espeluznante) pero tampoco voy a hacer sangre del asunto porque al fin y al cabo, esto no era Eurovision. 

El selfie de Ellen

¿Qué más decir que no se haya dicho ya? Más de un millón de Retweets en Twitter en menos de una hora. Récord batido y red social colapsada durante unos minutos. Esa foto hizo historia y ella lo sabía desde el principio. Una foto que vale millones (por lo que cada uno de los que posa en ella tiene en sus cuentas corrientes) y un recuerdo inolvidable para la buena de Ellen. Me alegro por ella. 

Este fue el preludio perfecto para Lupita Nyongo’o y su galardón a Mejor Actriz de Reparto. No la puse en mi quiniela pero me alegré por ella. Discurso suave y emotivo, sin duda uno de los mejores momentos de la noche. 

image

El evento dio un bajón: la broma de la Pizza era tan innecesaria como absurda. Una broma que no fue tal, ya que en verdad sí que se pidió pizza. 99 para ser exactos. Pero sobraba. 

image

Silencio. IN MEMORIAM

Todo evento como este tiene que tener un apartado tan obligado como emocionante en el que recordar a la gente que se nos ha ido durante el año. El video en el que se recordaba a todos los profesionales de la Industria fue acompañado de un silencio de aplausos por parte de los presentes. La cadena de televisión ABC prohibió los aplausos para que no se notara quién era más importante y querido; un trato justo. Todos eran iguales. Una sección que cerró Brette Midler con una bonita canción. Los que se nos han ido fueron recordados con respeto, admiración y con un bonito homenaje. 

La tercera nota de terror es para Penélope Cruz. No me malinterpretéis: mis mas sinceros respetos hacia ella y es un orgullo para España que esté ahí pero ese acento ya cansa y avergüenza. Una mujer que lleva tanto tiempo viviendo en Estados Unidos que lee, escucha y respira inglés con tantísima frecuencia, no puede hablar un inglés casi a la altura de Ana Botella. Quedas en ridículo y debería avergonzarse de ello. No digo que no tenga acento; tenerlo es de lo más normal, pero hombre, una cosa es tener acento y otra cosa eso. Mal, muy mal. Demuestra poco interés y dejadez. Debería hablar con Antonio Banderas que sí, tiene acento, pero por lo menos no parece que acaba de salir de un curso Magic English

Los grandes premios.

Por fin llegamos al final de la gala y llegan los grandes premios. El premio a mejor actriz se lo lleva Cate Blanchett. Previsible. La única que podía arrebatarle el puesto era, si eso, Amy Adams o Judy Dench. Con que no lo haya ganado Sandra Bullock me conformo. Todavía me explico a quién engañó para siquiera estar entre las elegidas. Su papel en Gravity deja mucho que desear: malo tirando a pésimo. Pero supongo que había que rellenar espacio. 

Admito que me llevé un par de sorpresas negativas en cuanto a premiados se refiere. La primera con Alfonso Cuarón como mejor director. No digo que sea malo ni mucho menos. Lo que hizo con Gravity ha sido espectacular y de un mérito tremendo. Todos y cada uno de los premios que se llevó su película ayer se los merecía con creces. Todos menos ese, precisamente ese que te da a mejor director. La dirección de actores en Gravity es penosa. La buena de Sandra Bullock flota en un mundo de desconcierto y caos pero no por la situación a la que se enfrenta en la película sino porque no sabe en ningún momento cómo interpretar a su personaje, soso y anodino; y eso es culpa del director. Al margen de actuaciones y de lo espectacular del aspecto técnico de la película, Gravity carece de planos interesantes. 

La segunda y mayor decepción (que no sorpresa) fue la elección de Matthew McConaughey como Mejor Actor Principal. No digo que lo haga mal. Ni mucho menos. Pero nada comparado con Leonardo DiCaprio en su papel en El Lobo de Wall Street. Paremonos a analizar un momento ambos personajes: ambos son drogadictos y puteros sumergidos en un mundo de degeneración. La diferencia es que Matthew tiene una enfermedad (SIDA) y Leonardo se ahoga con su propio dinero. 

image

Matthew tiene altibajos de actuación (el momento en el que llora en el coche es hilarante y vergonzante) y sin embargo Leonardo lo borda de principio a fin. Ojo que no estoy valorando películas sino actuación. Al final, por mucho que me quise engañar, pasó lo de siempre. Sí, me declaro fan de DiCaprio. Es una actor como la copa de un pino y para mi y millones de personas como yo, no necesita un Oscar para demostrar lo bueno que es. Eso ya lo hace en cada una de sus películas. Pero lo de la Academia ya canta y mucho. Yo voté por él pero en mi fuero interno sabía que lo iba a ganar Matthew McConaughey; pero no por su actuación, sino por el tipo de papel que hace y que gusta mucho en Hollywood. 

La gala terminó. En líneas generales estuvo bastante bien. Es normal que en tres horas y media que dura tuviera algún que otro altibajo. Muchos se quejan de lo aburrida que fue pero yo a ellos les pregunto: ¿Pero qué buscáis? Parece que hoy en día todo tiene que haber explosiones y chistes cada tres segundos para que se considere divertida. Los Oscars 2014 tuvieron a U2, Pink, estrellas de Hollywood, a Ellen DeGeneres, y cine, mucho cine. Que al fin y al cabo, es lo que debe haber. 

El efecto Youtube

No hay profesión más infravalorada como la mía. La tecnología ha hecho que todos los que tienen una video cámara y con redes sociales como Youtube, se autodefinan como “Directores” o como se dice por estas tierras, “filmmakers”. Hoy en día todos se aplican este término cuando hacen un vídeo en el que cuentan una historia de diversas calidades y lo suben a Internet. Todos se creen en el derecho de llamarse directores por el mero hecho de darle al play y grabar cualquier chorrada; todos se creen que por subir un vídeo a internet se pueden considerar filmmakers. Y no. No señores, eso no es así. 

Ni yo mismo, teniendo una carrera de comunicación audiovisual y un máster de dirección cinematográfica en Nueva York, me considero un filmmaker; ni yo mismo me autodefino de esa manera habiendo hecho más de 30 cortometrajes. Si yo mismo no me defino así habiendo estudiado lo que he estudiado y habiendo hecho lo que he hecho, ¿por qué los demás se consideran con el derecho de hacerlo?

Es como si yo un día construyo un castillo de arena y me hago llamar arquitecto; o como si arreglo un virus de mi ordenador y me hago llamar ingeniero informático. No, esto no lo hago yo ni nadie, pero sí que mucha gente que graba un cortometraje desde su casa, se considera a sí mismo “Director”. 

Hacer un cortometraje no es sólo escribir una historia y luego grabar. No. Ser director involucra tomar ese guión, analizarlo línea por línea; leer una y otra vez cada diálogo analizando qué hay detrás de lo que se dice. Valorar qué tipo de plano utilizar en cada situación y el porqué. Y un largo etcétera que transformaría este artículo de opinión en un ensayo… y no estamos para ello.

Ser director involucra trabajar sobre una historia durante meses de pre-producción, semanas de producción y meses, otra vez, de post-producción; ser director NO es coger una cámara, grabar luego editar y subirlo a Internet. 

El cine es un arte. El arte es subjetivo. Pero la subjetividad no da derecho a llamar algo de una cierta forma si no hay reglas, sudor, lágrimas, sufrimiento y alegría detrás de ese producto. Si tú no te haces llamar médico por decidir tomarte un ibuprofeno ante un dolor de cabeza, ¿por qué te haces llamar filmmaker por hacer un vídeo de 4 fotos con música de fondo y con una voz en off narrando lo que ya estamos viendo? Y no es, desde luego, sacar uno, dos, tres vídeos por semana y subirlos a Youtube. Si eso uno (y siendo muy generoso) por cada seis meses. 

Ojo, no estoy criticando que la gente haga vídeos y los suba a internet. Es más, me parece maravilloso. La tecnología nos abre puertas y experiencias que veinte años atrás eran utopías. Me parece estupendo que la gente se grabe, creen historias y las plasme en la pantalla. Todo me parece más que perfecto siempre y cuando no por ello adopten un título que muchos de los que nos dedicamos profesionalmente a desarrollarla, ni siquiera nos ponemos; por los que muchos de nosotros que hacemos un libro de pre-producción de más de 60 páginas para un cortometraje de 15 minutos y que trabajamos en él meses y meses, no se nos ponga el mismo título que el que, en cinco horas, tiene todo un “cortometraje”. No infravaloremos esta preciosa profesión porque, en mi opinión, es una de las razones (entre otras) por las que el cine de Hollywood y en general es cada vez de menor calidad. 

NOTA (que os veo venir): Aquí generalizo y digo TODOS. SÍ, DE ACUERDO, ESTÁ MAL. Pero no te des por aludido si tú no lo haces, así de sencillo. Gracias.

Los fachas y la Iglesia: culpables

Políticos, fascistas y la Iglesia, esos son los culpables de todo. El tema del aborto cansa y se leen cosas que ponen los pelos de punta. Ésta será la primera y última vez que publique algo sobre el tema. Me caerán palos por todas partes pero me siento en la obligación (impuesta por mí mismo) de exponer mi opinión acerca de todo lo que se está diciendo.

¿Que por qué ahora? Hace apenas unas horas leí “GALLARDÓN: carta de una joven embarazada para ti”. Dicho texto me estremeció, no por el contenido (que también) sino porque da la sensación que es la opinión de 9 de cada 10 pro abortistas de este país. 

Aborto sí o no. Muy claro. No si es por un error. Si sales de fiesta, te emborrachas, y te quedas preñada es tu culpa y del padre. A apechugar y a fastidiarse 9 meses. Que no es tanto. Ahora bien, muchas ahora me saltaréis a la yugular diciendo “ya está el hombre fascista” “el macho alfa, como no tiene que aguantarlo él” y un sinfín de estupideces. Primero: es responsabilidad también del hombre aguantar esos nueve meses. Si no lo hace, no hará otra cosa que demostrarte que ese tipo no era el adecuado para ti o para enseñarte una valiosa lección: usa protección; y segundo, no soy fascista ni ganas de serlo. El aborto libre es una de las mayores aberraciones que tiene el ser humano. Hemos llegado a tal punto en el que se pone el grito en el cielo por la abolición de las corridas de toro pero se defiende algo que interrumpe una vida humana. Porque lo podemos llamar como lo queráis: feto, proyecto de humano o cosa, pero eso que se gesta en el seno materno no es otra cosa que un niño. Tal vez no lo sea con su forma, sus dedos, su boquita, sus manitas hasta pasadas unas semanas pero en esencia es un niño y todos lo sabemos. No en vano nuestras madres nos consideraron sus hijos desde el momento que sabían que estaban embarazadas; no en vano desde esas pocas semanas de gestación para ellas éramos sus hijos. No eramos un feto, no eramos un proyecto; eramos sus hijos, personas, seres humanos. 

Dicho esto, y que dudo que nadie rebata, no han sido pocas veces las que he pensado que hemos llegado a un punto en que consideramos que un feto es un ser humano o no dependiendo de los sentimientos que tengamos hacia él. Si lo pensáis friamente, profundizando en ello, se os pondrá la piel de gallina.

Ahora bien, vamos con la “carta” mencionada al principio que no tiene desperdicio. En un fragmento dice así: No es tarea fácil ni plato de buen gusto para ninguna mujer tomar esa difícil decisión (la de abortar), no somos conejos, pero tampoco asesinas.  Somos gente normal a la que criminalizan siendo ustedes los mayores pecadores que nos ha dado la historia, herederos del franquismo y de la España más rancia. Esa España que ustedes los “patriotas” destruyen cada día, esa España que va de la mano de una de las instituciones más hipócritas y dañinas que conozco, la Iglesia. La misma que usa a su propio Dios en contra de los más débiles, la misma que dice hablar en nombre del salvador mientras os llenáis los bolsillos con billetes y votos” 

¿Qué, cómo os habéis quedado? Increible pero cierto. O sea que el que una mujer aborte no es culpa de su error sino de: 1- Gallardón; 2- los fascistas, 3- la Iglesia y 4- Dios No es de ella, no. Es de estos cuatro agentes que una noche se metieron entre sus piernas y la dejaron embarazada. Lo de España rancia, que los patriotas destruyen el país y todo eso ya ni lo valoro. La carta prosigue diciendo que España es un país carente de libertades y derechos y sin un venezolano, ucraniano, norcoreano, cubano, leyera estas palabras se presentarían en su casa y le demostrarían en un abrir y cerrar los ojos lo que es vivir en un país sin derechos y libertades. Un venezolano se ofendería y mucho al leer esas líneas. 

Y ahora vamos con el colofón: "Es una decisión tomada tras una larga y dura reflexión. Y ahora sé que no es egoísta, ni corresponde a ningún tipo de delito” 

Esto, precisamente esto, es lo que más miedo me da. La sociedad ha llegado a un punto de individualismo y egoismo como solo precisamente los fascistas hacen. El yo decido, el es mi libertad y decido yo acabar con un futuro niño. El me da igual, como hago con mi coño lo que quiero, pues me acuesto esta noche con este y si me quedo embarazada pues no pasa nada, matamos al feto y ya está. Como fumarse un cigarrillo; el culpar a la iglesia de todos los males y a los políticos de prohibirme acabar con un futuro niño, se está convirtiendo, más que en una moda, en un pensamiento tan arraigado en la opinión pública que en un futuro pasarán una de estas dos cosas: o nos verán como unos salvajes sin escrúpulos, inhumanos y degenerados; o como unos revolucionarios dignos de admirar. A este paso, lo segundo. Y eso da miedo. 

Por cierto, joven embarazada. Si no puedes manternerte ni a ti misma, si tus santos padres currantes donde los haya no pueden tampoco mantener a tu hijo (ni tienen porqué hacerlo ya te mantuvieron a ti), si tienes que salir de tu país para trabajar etc. Todos estos argumentos no valen para nada. Si todo esto te preocupa te fastidias 9 meses y lo das en adopción; no directamente lo matas. 

Cuestión de Venderse

Hace muchísimo tiempo que no publico nada aquí y ya va siendo hora. Hace un año y 3 meses que vivo en Nueva York, Estados Unidos. Mi venida se debió básicamente a los estudios: un curso de 1 año de cine. Durante este periodo he podido comprobar, en primera persona, que en este maravilloso país se saben vender muy bien pero que desde dentro decepciona en algunos sentidos. 

En España tenemos fama de no ser puntuales; me he encontrado con varios americanos que de lo primero que se sorprenden es que llegues a la hora o incluso más temprano de lo estipulado. Como soy español no es raro escuchar “oooh llegas a la hora, ¡qué raro!”. Esto, a parte de ser algo ofensivo llega a ser algo cínico. No sólo en temas de convivencia entre amigos de quedar para ir a tomar unas copas sino que en el profesional, me he encontrado con infinidad de norteamericanos que llegan 15, 20, 30 e incluso una hora tarde a trabajar. Pero nadie dice nada, no. Somos los españoles los impuntuales.

En España tenemos fama de gritones. Se nos conoce mucho por alzar mucho la voz, de hacernos notar, de gritar. Puede ser, no digo que no. Pero los norteamericanos no se quedan lejos de nosotros. Da lo mismo que estés en un restaurante que sentado en un sofá de tu escuela. Si hay dos o más personas de un mismo grupo, los decibelios que alcanzan sus conversaciones se pueden escuchar a metros e incluso pisos de distancia. Pero una vez más, los españoles somos los únicos a los que le gusta gritar. 

En Estados Unidos hacen todo bien. Todos son profesionales y buenos trabajadores. Falso. He trabajado en más de 20 cortometrajes en los que había un buen número de americanos. Me he encontrado con vagos como pocas veces me he encontrado en España. Pero eso no es lo peor. Lo peor (o mejor según se mire) es cómo se venden: hace unos meses recibí un mail ofreciéndome un trabajo como Grip (el que lleva de un lado el material y luces para ponerlas en un set). Al día siguiente tenía una entrevista con la directora que por cierto llegó 15 minutos tarde. Durante susodicha entrevista, nos estuvo hablando con frases hechas y con una prepotencia absoluta de cómo era su forma de trabajar, entre las que incluyó temas como puntualidad (manda huevos), que jamás le gusta acabar un rodaje en más de 8 horas, que quiere gente profesional, etc. Yo salí de la entrevista pensando que este rodaje iba a ser muy bueno y muy “educativo”; que iba a aprender muchas cosas. 

Pues bien. Puntualidad nula tanto de directora como de productora hasta el Gaffer (el segundo de iluminación después del Director de Fotografía). Jornadas de más de 8 horas diarias, incluso una superó las 17. A mí me acabaron contratando como Asistente de Cámara y me relegaron sin explicaciones a segundo. Posteriormente se me informó que no necesitaban de mis servicios los dos últimos días, qué digo, ni se me informó. No me dijeron nada, tuve que llamar yo para enterarme. La gente que trabajaba ahí y que era tan profesional, no sabía cuestiones tan básicas como qué hace qué dentro de un rodaje. Me echaron varias broncas injustificadas por no estar vigilando la cámara durante las pausas. No es el trabajo del segundo de cámara es del primero; yo tengo otras responsabilidades. 

Todo esto no me hubiera importado y no lo habría mencionado en este post, sino se me hubiese dicho en la entrevista anterior a este rodaje que todo iba a ser profesional y de primer nivel. En España tenemos fama de vagos, nos ven como indigentes por la crisis (no hay día que pasee por Nueva York y no me pidan limosna, cosa que no me ha pasado nunca en España. Estoy hablando de CADA DÍA). Somos el culo del mundo y no porque seamos peores sino porque dejamos que nos llamen vagos, impuntuales y poco profesionales. No nos sabemos vender ni literalmente hablando: Nocilla, aceites y vinos españoles no los verás aquí; Aquí se vende Nutella, aceite italiano y vino francés. 

Estados Unidos es un muy buen país con muy buena calidad de vida y España (obviemos situación política) también. Inventamos el submarino, el Chupa Chups, el autogiro y la fregona. Pero dudo que muchos en el mundo lo sepan. Porque todo hoy en día se consigue vendiéndose y España no sabe. Las cosas como son.